lunes, 12 de agosto de 2013

26º Lunes de Ortografía: Mayúsculas y Minúsculas IV

¡Hola a todos! ¿Preparados para seguir aprendiendo sobre la correcta escritura de mayúsculas y minúsculas? Pues vamos allá un lunes más ;)


Premios y condecoraciones

Se escriben con mayúscula inicial todas las palabras significativas que forman parte del nombre de los premios, distinciones y condecoraciones (Premio Cervantes, los Premios Príncipe de Asturias, los Premios Anuales de la Academia o los Goya).

En cambio, las distintas especialidades que se galardonan, en especial las cinematográficas y musicales, se escriben preferentemente con minúscula (Es candidata al Goya a la mejor interpretación femenina; Ha ganado el Grammy al mejor álbum de rock).


Religiones, conceptos y episodios religiosos

Los sustantivos que designan las distintas religiones, como nombres comunes que son, se escriben con minúscula inicial (budismo, catolicismo, islam, wicca, islamismo, judaísmo, cristianismo, wiccanismo).

En cuanto a los conceptos de índole religiosa, antiguamente se solían escribir con mayúscula, pero hoy día la RAE recomienda que se haga con minúscula (misa, eucaristía, comunión, viacrucis, avemaría, padrenuestro, hadiz, ablución). Sólo resulta justificable la mayúscula en sustantivos que designan lugares establecidos por las distintas religiones por su condición de topónimos aunque sean de carácter mítico o imaginario (Cielo, Purgatorio, Infierno, Paraíso, Averno, Hades).

Por otra parte, los nombres de episodios o acontecimientos relevantes en la historia de las distintas religiones deben escribirse con minúscula inicial (la huida a Egipto, la matanza de los inocentes, la oración del huerto, la asunción de la Virgen, el descenso del Corán). Pero cuando estos además designan alguna festividad, se escriben con mayúscula (la Ascensión, la Asunción).

 
Cuerpos celestes y materias astronómicas

Sus nombres se escriben con mayúscula inicial, a excepción de los artículos y los sustantivos genéricos que a veces los acompañan (Marte, Orión, la Vía Láctea, la Osa Mayor, la estrella Altair, el cometa Halley, la nebulosa del Cangrejo).

Las palabras sol, luna y tierra se escriben con mayúscula inicial cuando aparecen en textos de índole astronómica o de cualquier otro tipo aludiendo a su condición de estrella, satélite o planeta respectivamente (Venus gira en torno al Sol; El hombre llegó a la Luna en 1969). En el resto de usos habituales y ordinarios, se escriben con minúscula (Mi vampi vendrá a verme en cuanto se ponga el sol; Seguro que se me declarará a la luz de la luna; Luchemos por los desheredados de la tierra).


Signos del Zodiaco

Los nombres de los signos del Zodiaco, las casas y las constelaciones se escriben con mayúscula inicial (Acuario, Escorpio, Géminis, Piscis, Casa V, etc.). Asimismo se escriben los nombres alternativos que aluden a los signos (la Balanza, por Libra; el Cangrejo, por Cáncer; los Gemelos, por Géminis; la Virgen, por Virgo). En cambio, se escriben con minúscula cuando estos nombres se refieren de forma genérica a las personas nacidas bajo ese signo (Los acuarios son idealistas y excéntricos; Los escorpios son intensos e introspectivos).


Puntos Cardinales
Como nombres comunes, aunque sean referentes únicos, se escriben con minúscula inicial (norte, sur, este, oeste, noroeste, sudeste, etc.). Sólo se escribirán con mayúscula cuando formen parte de un nombre propio o de una expresión denominativa que así lo exija (América del Sur, Corea del Norte, Europa del Este, la Cruz del Sur). También se escriben con mayúscula sus símbolos, tanto en español (N, S, E, O, NO, SE, etc.) como en inglés (N, S, E, W, NW, etc.).


Vientos

Sus nombres se escriben con minúscula inicial (austro, bóreas, céfiro, levante, poniente, monzón). Sólo se escribirán con mayúscula cuando se refieren al personaje mitológico del que toma nombre o a personificaciones propias de textos poéticos o literarios (La madre de los caballos de Aquiles fue fecundada por Céfiro; Yo soy Bóreas, dios del frío viento del norte).


Enfermedades

Como nombres comunes, se escriben con minúscula inicial (diabetes, cáncer, espina bífida, esquizofrenia paranoide, gripe). Sólo se escriben con mayúscula los nombres propios de su descubridor o investigador cuando los contiene (enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson, síndrome de Down, mal de Chagas), pero cuando el nombre propio designa por si solo la enfermedad, se convierte así en nombre común, se escribe con minúscula y se rige por las reglas ortográficas del español, es decir, llevará tilde si le corresponde (Mi abuelo tenía párkinson; Trabaja en la investigación del alzhéimer).


Medicamentos

Cuando nos referimos a principios activos de las medicinas, bajo los cuales se comercializan medicamentos genéricos, se trata de nombres comunes y se escriben con minúscula inicial (Ahora mismo me tomo un paracetamol o un ibuprofeno; El omeprazol es un protector gástrico). En cambio, los nombres comerciales de los medicamentos, igual que sucede con las marcas, son nombres propios y se escriben con mayúscula (Me dolía tanto la muela que tuve que tomarme un Nolotil; En mi escritorio nunca falta una caja de Aspirinas).


Días de la semana, meses y estaciones

Sea cual sea el calendario utilizado, estos nombres deben escribirse con minúscula (domingo, lunes, calendas, julio, rayab, termidor, verano, primavera). Sólo se escribirán con mayúscula cuando formen parte de expresiones denominativas que así lo exijan, como festividades, fechas históricas, espacios urbanos, instituciones, organizaciones, etc. (Viernes Santo, Primavera de Praga, plaza del Dieciocho de Septiembre, hospital Doce de Octubre).


Festividades

Los sustantivos y adjetivos que componen su nombre se escriben con mayúscula inicial, ya sea de índole civil, religioso o militar (Nochevieja, Navidad, Año Nuevo, el Día de la Madre, la Pascua Militar, la Cruz de Mayo, la Janucá, Fiesta del Sacrificio). Esta mayúscula también se aplica al nombre de periodos litúrgicos o religiosos (Semana Santa, Adviento, Pascual, Ramadán).


Periodos geológicos, prehistóricos e históricos

Los nombres de estos periodos geológicos o históricos se escriben con mayúscula inicial (el Precámbrico, el Jurásico, el Pleistoceno medio, el Cretácico inferior, el Paleolítico, el Neolítico, la Edad de Piedra, la Antigüedad, el Medievo, la Alta Edad Media, el Renacimiento, el Siglo de las Luces, el Tercer Reich, la Guerra Fría).

Si el periodo se designa mediante un sustantivo genérico seguido de un adjetivo, se recomienda escribir ambos con minúscula (la era cenozoica, la era cuaternaria, el periodo carbonífero).

Las denominaciones de los imperios, ya denominen un periodo de tiempo o un conjunto de territorios, se escriben con mayúscula inicial; no así el especificativo que lo sigue, salvo que se trate de un nombre propio (el Imperio romano, el Imperio maya, el Imperio austrohúngaro, el Imperio de Occidente). Sin embargo, cuando el adjetivo se antepone se escribe también con mayúscula (Bajo Impero). La expresión Sacro Imperio Romano Germánico se escribe todo con mayúscula inicial por tratarse de un nombre propio.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son bienvenidos y esperados, ayudan a mejorar el blog. Por eso eres libre de comentar lo que quieras, pero siempre desde el respeto y la educación.